sábado, abril 20, 2013

Ella ya no me gusta

De un momento a otro me di cuenta de que aquella chica que me había gustado por mucho tiempo (quizás más del que hubiera querido admitir) ya no me gustaba. Retrospectivamente. la gran pregunta era si ella me había gustado realmente, ¿acaso sólo era una simple atracción?.¿Acaso hubo algo que hizo que ahora la mire con indiferencia?.

Ya no he vuelto a sentirme total y perdidamente enamorado por ninguna chica, ya no es como cuando era un chiquillo. ¿Qué es el amor entonces? ¿inmadurez, acaso? Y claro, esta superficialidad en el afecto a veces me hace pensar que quizás nunca llegue a AMAR a ninguna mujer con la fuerza suficiente como veo que mis colegas lo hacen. Esta sensación de indiferencia y superficialidad a veces me supera. ¿Existirá la chica perfecta, aquella que me haga perder la cabeza, o simplemente es una ilusión más? Un amigo mío es el tipo más meloso de la faz de la tierra, enamorado empedernido, con su enamorada anda por todas partes y le llama a cada rato, no es por ser aguafiestas pero casi me desespera tanto amor. Mi otro amigo ha pasado casi toda su adultez detrás de una chica que no hace más que dejarlo en su friendzone, pero él vive feliz, a la espera de algún día dejar de ser "solo un amigo".

Sobre la chica "que ya no me gusta" no sé muy bien que pensar, en mi cabeza se acumulan sentimientos encontrados. Me he dado cuenta que ya no le hablo con la facilidad y cordialidad con que antes solía hacerlo, incluso la última vez que la vi noté que ella me ignoró, ¿está molesta conmigo?;  lo peor de todo es que no me importó esta indiferencia: "¡al diablo con ella!", pensé. Ya no añoro su largo cabello, cayéndole sobre la espalda, ni su dulce sonrisa. No me importa ya nada de lo que haga. 

Los sentimientos se van de mi cabeza antes de que tengan efecto en mi alma.

La apatía me consume de a pocos.

1 comentario:

José Luis Huerto Aguilar dijo...

Mañana pedimos permiso a las 11 para hablar en pregrado para el cambio del electivo. No te olvides de tu armónica con olor a wantán; es fundamental.